banernuevo

banernuevo

Historia

Creación de la Asociación Ecuatoriana de Mastozoología

Por Diego G. Tirira

El día jueves 18 de noviembre de 2010, en las oficinas del Museo de Zoología, sección Mamíferos, de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, en la ciudad de Quito, se constituyó oficialmente la Asociación Ecuatoriana de Mastozoología (AEM).

La creación de una agrupación que reúna a los mastozoólogos del Ecuador fue un sueño que lo tuve desde las aulas universitarias, cuando, todavía estudiante, veía la necesidad de que existe un organismo que nos represente, tanto dentro como fuera del país. Sin embargo, más de una vez su creación quedó postergada por los procesos burocráticos necesarios para su constitución, tanto en el orden administrativo como financiero.

La realización de dos eventos académicos en 2009: el Primer Simposio Ecuatoriano sobre Investigación y Conservación de Murciélagos, en la ciudad de Quito, Ecuador, en el mes de mayo; y el 10mo Congreso Internacional de Mastozoología, en la ciudad de Mendoza, Argentina, en agosto, fueron dos pasos decisivos que abrieron el camino para la creación de la AEM.

El interés que despertó en estudiantes e investigadores de la mastozoología del país la realización del Primer Simposio de Murciélagos, que contó con la participación de unas 100 personas correspondientes a siete países de Latinoamérica y más de una decena de instituciones del Ecuador, además de la presentación de 42 trabajos, demostró la necesidad de organizarnos como grupo.

Por este motivo, durante aquel simposio se constituyó el Grupo de Especialistas en Murciélagos de Ecuador (GEME), que a la postre ha sido la semilla para la creación de la AEM. Además, durante el simposio se vislumbró una alternativa que superaba el temido proceso burocrático para la constitución y legalización de la Asociación Ecuatoriana; esta alternativa era la vinculación a un Organismo No Gubernamental que ejercería las funciones administrativas y financieras, pero sin quitar la autonomía necesaria que requería la AEM. Esta institución es la Fundación Mamíferos y Conservación, también con sede en la ciudad de Quito y que persigue los mismos objetivos y tiene los mismos principios que la AEM.

Por su parte, en el Congreso de Mendoza, con la creación de la Red Latinoamericana de Mastozoología (RELAM), se vio la necesitad de la existencia de agrupaciones nacionales que representen a cada uno de los países de la región. Al no existir una sociedad ecuatoriana en aquel momento, el país estuvo representado por uno de los compatriotas participantes (C. Miguel Pinto), a quien se le encomendó la tarea de organizar en el corto plazo una agrupación oficial del país.

A inicios de enero de 2010, con la presencia de algunos mastozoólogos ecuatorianos y a pedido de Miguel Pinto, se elaboró un calendario de trabajo para la creación de la AEM. Así fue que luego de la preparación de los estatutos, las numerosas correcciones a los mismos y discusiones en torno al nombre del organismo local, nace la Asociación Ecuatoriana de Mastozoología con la participación de siete miembros fundadores y al menos igual número de nuevos socios que se espera se vinculen en las próximas semanas.